agosto 03, 2016

CECOP -VII- EL CASO “LA PAROTA” EN LA ONU - 13°

El Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (CECOP) expuso su problemática ante los organismos internacionales del más alto nivel, principalmente ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la que envió a nuestras tierras a los Relatores Especiales sobre Vivienda Adecuada, el Sr. Miloon Kothari, y sobre la Situación de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales de los Indígenas, el Dr. Rodolfo Stavenhagen, a la vez que participamos en sesión del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Comité DESC) de la ONU en Ginebra, Suiza. La Directora General de Amnistía Internacional (AI), Sra. Irene Khan visitó los Bienes Comunales y los Ejidos integrados al CECOP. Asistimos a una Audiencia Temática sobre el caso La Presa La Parota en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington, D.C. Expusimos las violaciones a los Derechos Humanos en el Parlamento Europeo en Bruselas,  y participamos en tribunales internacionales como el Tribunal Latinoamericano del Agua y el Tribunal Permanente de los Pueblos. Todos estos organismos enviaron al Estado Mexicano resolutivos y recomendaciones que fortalecieron significativamente nuestro movimiento de resistencia. 

EL COMITÉ “DESC” DE NACIONES UNIDAS 

El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUD), conoció del caso La Parota por el Informe Alternativo entregado por el Espacio Desc y 105 organizaciones mexicanas, así como por el informe escrito y oral del CECOP en reunión del 1 de mayo de 2006 realizada  en la sede de la ONU en Ginebra, Suiza.  El Comité DESC de la ONU consideró el cuarto informe periódico de México sobre aplicación del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC),  (E/C.12/4/Add.16),  y adoptó, en su 29 Sesión, el 19 de mayo de 2006, entre otras, las siguientes observaciones finales: Preocupación por los informes sobre comunidades indígenas y locales que se oponen a la construcción de la Presa Hidroeléctrica La Parota, por violación de derechos a la alimentación, vivienda, salud, educación, derecho al agua, a la tierra, al territorio y al desarrollo.

El Comité Desc de la ONU recomienda: 

Apartado E, párrafo 28: “El Comité urge al Estado Parte -el Estado Mexicano- asegurar que las comunidades indígenas y locales afectadas por el proyecto de la Presa Hidroeléctrica La Parota u otros megaproyectos en las tierras y territorios que éstos poseen o que tradicionalmente ocupan o utilizan sean debidamente consultadas, y que se procure su previo consentimiento informado en cualquiera de los procesos de toma de decisión  relacionados con estos proyectos que afectan sus derechos e intereses reconocidos en el PIDESC, en concordancia con el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales. El Comité también urge al Estado Parte a reconocer los derechos de propiedad y posesión de las comunidades indígenas sobre las tierras tradicionalmente ocupadas por ellos, y de ser el caso, asegurar a las comunidades indígenas y campesinos locales afectados por la construcción de la Presa La Parota u otros proyectos de infraestructura dentro del Plan Puebla Panamá, una adecuada compensación y/o reubicación alternativa y tierras fértiles para los cultivos, y que sus derechos económicos, sociales y culturales sean salvaguardados. Al respecto, el Estado Parte debe referirse a las Observaciones Generales Nº 14 y 15 del Comité sobre el derecho al disfrute del nivel más alto posible de salud y el derecho al agua”. (ONU, Consejo Económico y Social, 2006: E/C.12/CO/MEX/4).

INFORMES DE LOS RELATORES DE NACIONES UNIDAS 

El Relator Especial de la ONU sobre la Situación de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales de los Indígenas, Dr. Rodolfo Stavenhagen en su primera visita a los Bienes Comunales de Cacahuatepec, el 10 de Agosto de 2006, reconoció el movimiento del CECOP como “un movimiento legítimo en defensa de los Derechos Humanos fundamentales que son: los derechos a la vida, a la subsistencia, a la tierra, al territorio, el derecho a la participación, sus derechos como comuneros, como comunidades, el derecho a que se les respeten estas tierras, que son tierras de la comunidad ya antiguas, que son tierras comunales, que no son mercancías a ser compradas y vendidas, sino que forman parte de la vida de la comunidad”. El Relator informó a la ONU quien hizo las recomendaciones necesarias al gobierno mexicano sobre el conflicto Presa La Parota.

TRIBUNAL PERMANENTE DE LOS PUEBLOS
Dictamen final del Jurado de la Preaudiencia “Presas, derechos de los Pueblos e impunidad”
Violaciones de Derechos Humanos en el caso La Parota
Sr. Miloon Kothari

Durante todo el proceso en el que se ha pretendido llevar a cabo el proyecto, los testimonios permiten afirmar que ha habido violación constante a los derechos humanos: a la participación efectiva, al acceso a la información, a la consulta, a la vivienda, a la salud, a la alimentación, al agua, a la seguridad del domicilio y personal, a un recurso efectivo y a un medio ambiente sano. Además, se ha puesto en serio riesgo el derecho a una vida adecuada y el derecho a la seguridad jurídica de las comunidades que desde hace 9 años viven en la inseguridad jurídica debido a la amenazan constante de realización del proyecto.

Recomendamos: 

Que, debido a todos los argumentos sociales, culturales, ambientales y económicos que se expusieron en contra de la viabilidad del proyecto, a los que se suman los daños irreversibles a las comunidades, a su seguridad jurídica y al medio ambiente, se cancele de manera definitiva el proyecto hidroeléctrico presa La Parota. Que las autoridades competentes respeten la autonomía de las comunidades, el carácter colectivo de las tierras ejidales y comunitarias y la decisión de los pueblos en contra del desarrollo del proyecto hidroeléctrico. Que las autoridades no vuelvan a convocar asambleas agrarias por poner en riesgo la seguridad jurídica de las comunidades. Que se de garantía y seguridad a los opositores de la construcción de la presa La Parota y el Estado evite criminalizar la protesta social con el fin de inhibir la participación social. Que se haga una investigación seria y suficiente sobre las violaciones a derechos humanos relatadas en el caso denunciado y se castigue a los culpables. Que se genere un mecanismo de reparación por los daños materiales y morales causados a las víctimas así como estableciendo las garantías necesarias de no repetición de los hechos constitutivos de violaciones sistemáticas a los derechos humanos. Que los tres niveles de gobierno impulsen políticas públicas e inversiones que contribuyan al bienestar de la población campesina e indígena y al desarrollo regional en el corto, mediano y largo plazo. Además de que eviten agudizar las contradicciones campo-ciudad y el despojo de sus tierras y aguas para garantizar las inversiones turísticas e inmobiliarias que se pretenden impulsar en ese territorio rural, a través del proyecto hidroeléctrico.


CANCELACIÓN DEFINITIVA DEL PROYECTO HIDROELÉCTRICO PRESA LA PAROTA

LA DEMANDA ÚNICA

A los integrantes del CECOP y a todos los afectados y afectadas por proyectos de presas nos toca visibilizar, y sobre todo enfrentar el esquema depredador del capitalismo mundial que desde hace años incrementó el saqueo y el despojo de los recursos naturales de los países pobres como método de acumulación acelerada de ganancias, pasando por encima de los derechos humanos de millones de campesinos e indígenas principalmente, a quienes se nos despoja de tierras, territorios y recursos naturales que constituyen, en la mayor parte de los casos, los únicos recursos para el sustento y para la vida.

Para el CECOP, la defensa de tierras, territorios, agua y recursos naturales es la defensa de muchos otros territorios y pueblos en lucha en contra del despojo y la depredación llevados a cabo por los dueños del dinero y del poder. Muchas veces hemos dicho que la tierra no se vende porque es nuestra madre. Ahora hay millones de voces que en Bolivia se unieron en defensa de la Madre Tierra, la Pacha Mama.  Junto con todos ellos seguiremos cuidando nuestro territorio, nuestra cultura y nuestro modo de vida comunitario. Construiremos juntos un nuevo esquema energético que respete los derechos humanos y las formas democráticas que los pueblos nos hemos dado, que cuide los recursos naturales y que sepa entender que nuestras aguas, nuestros ríos y cuencas se rigen por un equilibrio ecológico que no debemos romper si no queremos destruir la naturaleza y el equilibrio general del mundo entero. Que sepan los gobiernos, los constructores de presas y  los capitalistas depredadores que construir presas significa la muerte de los ríos; y por lo que toca a nosotros repetimos lo que muchas veces les hemos dicho: que la presa La Parota no se hace.



CONSEJO DE EJIDOS Y COMUNIDADES  OPOSITORES
A LA PRESA LA PAROTA
(CECOP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada