agosto 03, 2016

A huevazos bajé a los empleados de CFE, ¡a mí no me van a hacer sus chingaderas!: Doña María de 78 años de edad

(04 de agosto, 2016. Revolución TRESPUNTOCERO).- El pasado 28 de julio la Comisión Federal de Electricidad (CFE) reportó, por medio de un comunicado, que obtuvo ganancias netas por 127 mil 065 millones de pesos en el segundo trimestre del año.

El beneficio contrasta con las pérdidas por 19 mil 287.3 mdp reportadas en el mismo periodo del año pasado, de acuerdo con su reporte financiero.

En el primer semestre, la empresa productiva del Estado tuvo ganancias por 106 mil 846 mdp frente a la pérdida de 35 mil 592.4 mdp en el mismo periodo de 2015.

“La utilidad registrada este primer semestre del 2016 generó una capitalización relevante en esta Empresa Productiva del Estado. Así, la CFE incrementó su patrimonio a junio de 2016 en 99% respecto al registrado en junio del 2015”, indicó la compañía. La empresa destacó que se trata de la primera ganancia semestral desde 2010.

Sospechosas finanzas

¿Cómo fue posible este salto positivo tan bueno en tan corto plazo? Por principio de cuentas. la CFE pactó una disminución en el pasivo laboral por 160 mil millones de pesos, lo que se refleja ya en los estados financieros de este primer semestre del año.

Sin embargo para algunos usuarios resultan sospechosas las “finanzas sanas” que presume la CFE, pues estas coinciden con el incremento de los “recibos locos” que se han dado desde octubre de 2009 cuando el gobierno de Felipe Calderón decidió extinguir a la empresa Luz y Fuerza del Centro.

Tras la extinción de Luz y Fuerza del Centro se multiplicaron las quejas de usuarios por el disparo de las tarifas eléctricas, los llamados “recibos locos” contra la CFE en el Distrito Federal, municipios del Estado de México, Morelos, Puebla e Hidalgo donde operaba el primer organismo.

Datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) señalan que en promedio reciben mil quejas mensuales contra CFE y los motivos más frecuentes son por errores de cobro, negarse a corregirlos y cobros de cuota extraordinaria.

No estamos en contra del pago sino de la ilegalidad

Pavel Flores es integrante del Colectivo Por una Economía Solidaria, y por esta ocasión, vocero de un nutrido grupo de ciudadanos a quienes los une la misma problemática: los altos cobros de la energía eléctrica por parte de la CFE.

El representante de los usuarios afectados narra que sus filas se integran con vecinos de las diversas delegaciones de la Ciudad de México: Coyoacán, Azcapotzalco, Venustiano Carranza y Gustavo A. Madero, entre otras.

Las historia de abusos que acumula su memoria son cuantiosas, para muestra narra a Revolución TRESPUNTOCERO dos casos que pintan la manera deshumanizada en que la “empresa de calidad mundial” atenta incluso contra la vida de sus usuarios.

“Una de nuestra compañeras de nombre Carmen tenía a su madre recién operada de la cabeza, la señora necesitaba estar conectada a un respirador artificial, ese equipo obviamente necesita energía eléctrica, pero a pesar de que nuestra compañera tenía interpuesta una queja ante Profeco por sus altos costos de los recibos de luz, aún así le hicieron el corte de energía, lo que comprometió la salud de su señora madre.

20160803_161500[1]
“Nosotros la apoyamos haciéndole la reconexión porque era indispensable para ella que su mamá tuviera ese equipo funcionando, de lo contrario podría hasta morir”.

Reunidos con vecinos de la colonia Salvador Díaz Mirón, Pavel Flores, recuerda otro caso donde la empresa de “calidad mundial” no mostró calidad humana.

“Otra compañera tenía diabetes, y lo mismo. Aunque tenía queja en Profeco los de CFE vinieron y le cortaron varias veces la luz, obviamente la insulina que ella necesita para vivir se echó a perder en su refrigerador. Además del alto costo que representó para ella volver a comprar sus medicamentos, está el hecho de que pudo morir si en ese momento hubiera tenido una crisis diabética”.

Pavel Flores concluye a nombre del colectivo ‘Por una Economía Solidaria’ que no están promoviendo el no pago de la energía eléctrica sino la defensa de sus derechos a una tarifa justa a un proveedor legal.

“Nosotros no firmamos contrato con la CFE y viene a querer cobrarnos saldos que estaban mal según ellos porque las tarifas del 2009 hacia atrás no se medían bien según ellos, pero usted dígame si yo le compro un colchón a Electra y viene Famsa a querer cobrármelo ¿a quién le pago? Porque le voy a pagar a alguien que no es mi proveedor legal”.

A huevazos defiende sus derechos

María Esperanza García Hernández es una señora de 78 años de edad a pesar de su edad avanzada y menudo cuerpo se faja con los rudos trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad para defender sus derechos, ella recuerda: “hace dos años, cuando los empleados de la CFE llegaron a querer cortarme la luz ¡los baje a huevazos del poste! Yo no voy a dejar que me hagan estas chingaderas: yo les dije tráeme a tu patrón, ¿sabes quién es tu patrón?: nosotros”.

20160803_161551
Doña María añade en tono molesto que el abuso del Estado contra los pobres “no tiene llenadera” detalla que la pensión que recibe como viuda es de apenas  mil 800 pesos, “me llegan los recibos de mil pesos antes me llegaban de 200 pesos ¡ni que tuviera un taller ahí en mi casa! ¿Usted cree que me va a alcanzar? Necesitaríamos estar comiendo sólo tortilla con salsa para poder estar manteniendo al CFE” concluye mientras sus vecinos y compañeros de lucha reconocen su valentía con un nutrido aplauso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada