agosto 18, 2016

Colonos denuncian cientos de apagones desde que la CFE cambió los medidores

Habitantes de la colonia Juan R. Escudero, dicen que han sufrido descomposturas de aparatos como ventiladores, licuadoras y refrigeradores

Héctor Briseño ( )

Habitantes del callejón Antonia Nava, en la Colonia Juan R. Escudero, ubicada en la parte alta de Ejido, al poniente de Acapulco, denunciaron que después de que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) les instaló medidores digitales hace aproximadamente dos semanas, además de cobrarles una multa a aproximadamente 25 familias, han ocurrido cientos de apagones en aproximadamente 12 días.

“Nada más entre sábado y domingo contamos 72 apagones en media hora”, denunció la vecina Cindy Nava.

Los residentes están inconformes, pues aparatos electrónicos se han descompuesto, como ventiladores, licuadoras, refrigeradores, y para colmo no pueden utilizar la bomba de agua.

Advirtieron que los medidores están instalados en un poste de madera podrido, hacia donde fueron dirigidos todos los cables de la CFE para brindar el suministro de energía eléctrica a aproximadamente 25 familias.

Los vecinos manifestaron temor, pues los medidores hacen chasquidos y el poste de madera se encuentra junto a un terreno baldío con maleza.

“Estábamos mejor antes”, reprocharon los afectados, quienes explicaron que hasta antes de aceptar regularizarse –por temor a las sanciones económicas de la paraestatal–, no tenían ningún problema con el suministro de energía eléctrica.

Algunos han optado por conectar un segundo medidor una calle más arriba, en el callejón De la Raza, explicaron.

-¿Así que estos apenas se los instalaron? -Se pregunta a un grupo de vecinos quienes realizan labores de limpieza para instalar por su propia cuenta el alumbrado público.

-Tienen 15 días los medidores. Pero sólo hemos tenido apagones, se me acabaron dos ventiladores y una bomba, pero son apagones que hasta los focos truenan, -declaró Isabel Radilla, quien enfatizó que “si usted entra a una casa, no tiene luz”.

Otra de las afectadas, Celia Castillo, lamentó que “no podemos hacer nada, pues no se puede conectar, los focos se truenan, esto está pasando porque nos acabamos de regularizar; los aparatos se están echando a perder”.

El vecino Leocario Gatica alertó que “la bajada es un manojo de cables que viene hasta aquí, si seguimos dejando eso, se van a hacer unos cortos”, y explicó que “no teníamos medidores, por eso nos multaron; no había venido la CFE”.

Recriminó que “nos cobraron una multa, luego le sumaron una cantidad por el gasto de los medidores, pero los dejaron conectados mal, ¿de qué sirve que nos hayan venido a regularizar?”

Advirtió que “llega una corriente fuerte y de pronto vuelve a bajar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada