octubre 21, 2016

CFE habría beneficiado a empresas deliberadamente: activistas

XALAPA, Veracruz (La Silla Rota).-  La Comisión Federal de Electricidad (CFE), habría beneficiado deliberadamente a empresas para la compra e instalación de miles de medidores, que deben ser cambiados en diversas entidades, entre ellas Veracruz, según activistas.

Documentos en manos de este medio, avalan que la empresa productiva del Estado adquirió medidores satelitales con precios desde los 10 mil 346 pesos hasta los 27 mil 53 pesos cada uno.

Por si fuera poco, la CFE contrató el servicio de suministro e instalación de los medidores a 6 mil 500 pesos por medidor.

A oscuras en transparencia
La información oficial de la propia ex paraestatal señala que en 2015, la CFE adquirió 2.6 millones de medidores satelitales cuyo costo en promedio es de 10 mil 346 pesos.

Posteriormente, se hizo la compra de 6 mil 30 medidores satelitales para tres estados, con una inversión de 8 millones 585 mil 881 dólares; tomando en cuenta el precio del dólar en 19 pesos, cada uno va a costar 27 mil 53 pesos con 15 centavos.

Un documento más señala el servicio contratado por suministro e instalación de 20 mil 456 medidores satelitales, en fraccionamientos del puerto de Veracruz y Boca del Río, por los que se pagaron 7 millones de dólares, es decir, 6 mil 500 pesos por cada instalación.

El 25 de julio de este año, según consta en el Acta de Fallo, se dieron los resultados del “concurso abierto en la modalidad de concurso No. CFE.0001-CAAAT-0003-2016, para la adquisición de medidores de Autogestión Monofásico (F122) y Bifásicos (F622), ambos con aro de seguridad así como Trifásicos (FDH2).

En dicho documento, se establece que concursaron las empresas “Controles y Medidores Especializados S.A. de C.V”, “Electrometer de las Américas S.A. de C.V.” e “Industrias Unidas S.A. de C.V.”, mejor conocida como IUSA, que anteriormente había sido surtidora por años de la CFE.

El acta consigna que las empresas ganadoras para la adquisición de los medidores fueron “Controles y Medidores Especializados S.A. de C.V” así como “Industrias Unidas S.A. de C.V.”, erogando para ello casi 2 mil millones de pesos.

Sin embargo, el concurso si bien siguió los lineamientos establecidos, contando con las tres empresas para realizar el sorteo y eliminando una de ellas al final, no hay una competencia real entre las empresas participantes.

Es decir, la empresa IUSA cotiza los medidores monofásicos y trifásicos, mientras que la otra empresa ganadora solamente promociona los medidores bifásicos.

De esta manera, Controles y Medidores Especializados, S.A. de C.V. tuvo una venta por 508 millones 771 mil 348 pesos 74 centavos e Industrias Unidas, S.A. de C.V. mil 404 millones 942 mil 509 pesos.

Para Marco Antonio Moncayo Parra, presidente del Movimiento Renovador Democrático A.C. (MRD), en el puerto de Veracruz, luchador social contra las altas tarifas de la CFE, esta acción de  parte de la CFE deja muchas dudas, pues las empresas no cotizan a la par, por lo que no hay competitividad real.

El activista dijo que diariamente aumenta la desconfianza por la falta de transparencia en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pues además de las ya altas tarifas, la instalación de medidores digitales se reflejó en aumento en los recibos de luz desde el 2014.

Se suma la adquisición de medidores satelitales, supuesta tecnología de punta para sustituir a los digitales y con ello, un pago más alto por el consumo de luz en 2015, “pero en este año vuelven a comprar digitales, con lo que la confusión aumenta”, señala.

El dirigente del MRD enfatiza que ante la actuación unilateral de la CFE cuando detecta supuestas anomalías el usuario no tiene forma de defenderse, “porque la empresa es juez y parte, es la que tiene la última palabra sobre el voltaje consumido, irregularidades en la instalación, como los famosos diablitos que en muchos de los casos ellos mismos los colocan y también aplican el famoso ajuste a su conveniencia”, recrimina.

Para ello, pone como ejemplo el consumo que la CFE ha ajustado hasta varios años atrás en colonias porteñas como Reserva 4 y en Torrentes, de nueva creación.

Moncayo Parra lamentó que para la empresa, el usuario  siempre será “un delincuente, un ratero de luz, cuando ellos, los de la CFE, por años y años no la pagaron y hasta ampliaron este beneficio a familiares”.

Para el dirigente social, las asignaciones de la CFE para sus proveedores, es un claro ejemplo de opacidad, que debe ser aclarado a la brevedad.

Fuente: La silla Rota

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada