diciembre 05, 2016

CFE seguirá perdiendo energía

Busca la Comisión reducir las pérdidas con la instalación de nuevos medidores que permitirá la lectura, conexión y desconexión remota así como conocer los patrones de consumo.


La Comisión Federal de Electricidad (CFE) lleva a cabo el proceso para la instalación de 7 millones de medidores de energía eléctrica inteligentes. El titánico trabajo concluirá en 2020.

Se trata de un proyecto millonario que se pagará con recursos que recupere la empresa, porque el principal objetivo de los nuevos equipos es reducir las pérdidas de energía que registra la CFE y que superan los 30 mil millones de pesos cada año.

Cuando el plan fue anunciado, se dijo que la instalación llevada a cabo por empresas que han sido contratadas por la CFE que encabeza Jaime Francisco Hernández Martínez, ayudaría a reducir la pérdidas técnicas y no técnicas de energía y por lo tanto el desfalco económico.

Las pérdidas técnicas de electricidad se registran durante los procesos de transporte, transformación y medición de la energía eléctrica. Estas se dan de forma natural en estos procesos cuando la energía eléctrica se disipa en forma de calor, aunque se acentúan cuando la infraestructura eléctrica no está en óptimas condiciones.

Por su parte, las pérdidas no técnicas de energía eléctrica se deben a usos ilícitos, fallas en la medición y errores de facturación.

El cambio medidores permite a CFE la lectura, conexión y desconexión remota así como conocer los patrones de consumo de energía en industrias, comercios y casas habitación.

Las acciones para reducir las pérdidas consideran la instalación de medidores de tarjeta o medidores con un display electrónico que se conecta a la red eléctrica muestra el consumo energético.

En adición a la modernización de los sistemas de medición del consumo de energía, la empresa lleva a cabo el denominado fortalecimiento del proceso comercial mediante la automatización de sus sistemas; la regulación de asentamientos irregulares donde existen tomas ilegales de energía y el fortalecimiento de la infraestructura para evitar fugas de energía por la obsolescencia de las redes, principalmente, lo cual  representa una inversión de 40 mil 400 millones de pesos entre 2015 y 2019.

En ese lapso la compañía espera recuperar 37 mil Gigawatts (GW/hora)  equivalentes a 44 mil millones de pesos.

Así que, la inversión será de 40 mil 400 millones de pesos y recuperará 44 mil millones de pesos, por lo tanto, el saldo positivo resultará de apenas 400 millones de pesos en el quinquenio, suponiendo que la inversión no se incremente y que los cálculos de la CFE estén correctos.

Al cierre de 2015 la tasa de pérdidas de energía era de 13.11%. Lo feo de la historia es que no se puede acabar del todo con ese fenómeno y las pérdidas de distribución representarán el 9.5% de toda la energía que se comercialice en 2019, lo cual significa que seguirá por arriba del estándar internacional de 8%.

Fuente: Forbes

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada