mayo 25, 2015

CFE pierde el triple por pago de deuda

En el primer cuarto del año, la eléctrica perdió 16,305 millones de pesos y 71% del monto se explicó por el efecto cambiario; la estatal registró una caída de 6.2% en ingresos por venta de energía, que coincidió con el ajuste tarifario al usuario final que se implementó al iniciar el 2015.

En el primer trimestre del año, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tuvo pérdidas por 16,305 millones de pesos, que son más de tres veces las pérdidas que obtuvo el año pasado en el mismo lapso, porque los intereses pagados de la deuda en el periodo fueron 54% más altos, provocando una pérdida cambiaria en relación con el dólar 2.8 veces mayor, además de que tuvo menores ingresos por ventas de energía.

En su informe a la Bolsa Mexicana de Valores, la estatal reportó que de esta pérdida neta, 71% fue producto de la pérdida cambiaria del peso frente al dólar, por las compras de combustible, como gas y diésel para la generación eléctrica, y por los compromisos financieros de pago de deuda e intereses que la estatal ha adquirido en moneda extranjera.

El incremento del precio del dólar frente al peso, que durante el periodo superó los 15 pesos por dólar cuando el año pasado se cotizaba en alrededor de 12.50 pesos por dólar, influyó también, provocando que la pérdida cambiaria reportada pasara de 204 millones de pesos en el 2014 a más de 11,577 millones de pesos este año.

Sin embargo, los gastos operativos de la CFE fueron menores, pasando de 55,441 millones de pesos en el primer trimestre del 2014 a 51,636 millones en el mismo lapso de este año.

La pérdida neta reportada por la estatal en este periodo es la mayor de la que tiene registro para este periodo y es de más del doble de la que tuvo en el 2013, año en que la estatal rompió récord en gastos por 61,151 millones de pesos, a pesar de que ese año la estatal no perdió, sino que ganó 8,628 millones de pesos por la posición del peso frente al dólar.

Los ingresos por venta de energía de la CFE se redujeron 4,841 millones de pesos, al pasar de 78,291 a 73,449 millones de pesos; desde el 2009, sólo se había reportado una caída en los ingresos totales del primer trimestre de un año a otro y fue en el 2013.

Cabe recordar que la CFE redujo las tarifas eléctricas para todos los sectores, con lo que las tarifas industriales cayeron hasta 32% en algunas regiones del país, mientras que las comerciales y las domésticas de alto consumo bajaron hasta 10% y las domésticas regulares se redujeron en 2% de un año a otro.

El pasivo laboral calculado para la CFE es de 572,893 millones 710,000 pesos, un incremento de 16,088 millones de pesos entre el cierre de diciembre del año pasado y el primer trimestre de este año.

La empresa se mantiene con sus 93,710 trabajadores en activo, de los cuales 70,545 son permanentes y 19,624, temporales, más 3,541 eventuales y otros 42,914 jubilados, abastecen a 98% de la población del país y atienen 100% del servicio público del país.

Los pasivos financieros de la empresa se disparan y en deuda documentada crecen en 13%, al pasar de 154,008 millones 157,000 pesos a 174,264 millones 387,000 pesos de un año a otro. (Con información de Luis Carriles)

Empresas del Estado inician el 2015 con el pie izquierdo

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex) comenzaron el 2015 con pérdidas históricas producto de la aciaga coyuntura económica internacional del período, como el desplome de los precios del crudo y el fortalecimiento del dólar, pero también influidas por el aún débil desempeño operativo de cada una, que aún no logra capitalizar los beneficios de la reforma energética aprobada en agosto del año pasado.

En el caso de la eléctrica, ésta fue víctima del encarecimiento de la divisa verde, que durante el inicio del año se cotizó por arriba de 15 pesos por unidad, un sensible incremento respecto de los 12.50 pesos por divisa del primer trimestre del año pasado. El pago de intereses en dólares, así como de insumos denominados en dicha moneda, dio al traste con los resultados de la empresa productiva del Estado.

Mientras tanto, para Pemex fue mortal la convergencia de dos sucesos que no se observaban simultáneamente desde hace años: la caída brusca en la cotización del barril de crudo (que cayó a 44.8 dólares desde los 92 dólares del primer trimestre del año previo) y un retroceso en la plataforma de producción de crudo (que bajó 7.7% a 2.28 millones de barriles por día), producto del mal clima y la declinación de los principales yacimientos de la estatal.

Pese a los malos resultados que presentó Pemex en el primer trimestre del año, lo que viene para la empresa petrolera es utilizar a 100% los nuevos instrumentos que la reforma energética les concedió, como son las alianzas con otras empresas en el área de exploración y producción. (Con información de Luis Carriles)

Fuente: El  economista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada