julio 19, 2016

Comunidades indígenas del Edomex, Oaxaca, Puebla y Veracruz logran suspender megaproyectos energéticos

Comunidades indígenas, ejidatarios y comuneros del estado de México, Oaxaca, Puebla y Veracruz a través de 15 amparos lograron suspender megaproyectos energéticos con un valor de al menos 22 mil millones de pesos.

José Antonio Lara Duque, coordinador general del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero y asesor legal junto con otras organizaciones de pobladores indígenas de diversos estados, detalló para La Jornada, que los amparos se concedieron por las violaciones a los derechos de los indígenas, con base a tratados internacionales y a los artículos 1 y 2 de la Constitución.

Denunció que  las reformas estructurales, como la energética, de Peña Nieto sólo han ocasionado dichas violaciones a los derechos humanos en los estados ya que “los megaproyectos que están pensados para nuestro país” pasan y destruyen los territorios indígenas..

“El derecho indígena tiene tanto valor como los derechos agrarios (de los ejidatarios y comuneros) o los económicos de los empresarios”, lo cual, en el caso de los proyectos eléctricos ocasionarán debates que llegarán a  la Suprema Corte de Justicia de la Nación, recalcó Antonio Lara.

Asimismo agregó que ante el desarrollo de cualquier megaproyecto tanto el gobierno federal como los empresarios están obligados, con base al  artículo 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a realizar un proceso de consulta en donde las comunidades indígenas aprueban o rechazan la obra.

Cabe recordar, como lo informó Revolución TRESPUNTOCERO, que el gobierno en vez de respetar y defender los derechos de las comunidades indígenas, los ha amenazado con hacer uso de las fuerza pública para imponer los megaproyectos.

Entre los “megaproyectos de muerte” que lograron frenar esta la construcción de Eólica del Sur en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, con una inversión de 14 mil 454 millones de pesos,  el cual llevaba retraso de cuatro años porque los ejidatarios lograron demostrar que el proyecto no respetaba ni derechos humanos de los pueblos indígenas,  ni leyes ambientales.

En  Veracruz, por violaciones a los derechos indígenas y agrarios, se logró frenar la construcción de dos parques hidroeléctricos que representan inversiones de 6 mil millones de pesos.

Por otra parte en el estado de México 15 mil otomíes y  882 comuneros de San Francisco Xochicuautla y del barrio La Concepción se oponen a la construcción de la autopista Toluca-Naucalpan.

Fuente. Revolucion 3.0

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada