agosto 17, 2015

Reducir la CFE

Las últimas licitaciones que ha hecho la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de Enrique Ochoa, son las últimas que hará como la principal empresa del sector, a partir del 2016.

Pese a las resistencias naturales del monopolio, el equipo tendrá que entender que no se manda sólo y que ser el jugador más grande también implica que será el más regulado, debe de entender, a querer o no, que el mercado eléctrico es uno de los bienes intangibles más valiosos de la reforma energética y que no es de él, por lo que no se puede seguir despachando con la cuchara grande.

Los sobrecostos que tiene la CFE y que, aún ahora, son inerciales, son del orden de 134% en la tarifa comercial, de 84% en la industrial, y de 69% en los servicios, es decir, sus ineficiencias las pagan los consumidores en una parte pero con la falta de transparencia, con los enjuagues que se hacían al interior de la paraestatal, el sobrecosto se arreglaba con subsidios, es decir con una parte de impuestos y con otra de ingresos petroleros.

Vienen tres mercados en donde la CFE tendrá que competir: el de energía y servicios conexos, es decir un mercado spot; el mercado de potencia y el mercado de certificados de energías limpias. Hay dudas sobre si el actual equipo es capaz de lidiar con estos cambios, hay dudas sobre si la vieja estructura de la paraestatal quiere entrar a este proceso.

Una de las versiones más mencionadas de lo que ocurre en la panza de la CFE es que si bien el círculo cercano al director Ochoa está a favor de la apertura, en realidad está en contra de todos los intereses que se han ido creado a lo largo de los años, por eso es que sigue licitando obra en el 2015 como si fuera 1995-2000.

Los componentes del mercado eléctrico incluyen subastas de derechos financieros de transmisión -que es establecer un precio constante por adelantado para el uso de la red de transmisión, a la vez que los precios del mercado spot cambian para reflejar las condiciones del sistema-, subastas de largo plazo y subastas de mediano plazo, entre otros puntos.

Pero hay un tema muy importante y es que la resolución de las controversias que vayan a ocurrir en el mercado eléctrico serán resueltas por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) 0pero este organismo se convierte en la última instancia, es decir, se ha creado un proceso opcional de mediación y arbitraje para que las disputas en el mercado eléctrico se resuelvan antes de llegar a la CRE pero una vez ahí, no hay vuelta atrás.

Lo que viene para la CFE es lo siguiente: esta semana se pondrán a consulta los manuales y modelos de contrato en las subastas, en septiembre los factores de ajuste para las subastas, y en octubre hay tres eventos relevantes, la publicación en el diario oficial de los manuales y modelos de contrato en las subastas, los requisitos de compra y la convocatoria de subastas.

Lo más loco es que es muy probable que con todo el cambio que se está haciendo en el sector el propio nombre de Comisión Federal de Electricidad cambie, tal vez a uno más cool y cercano a la realidad de la mercadotecnia.

Buzos

1.El 12 de agosto es la fecha límite para que haya una entre el sindicato petrolero y Pemex; destrabar las negociaciones no es fácil y los optimistas creen habrá acuerdo, sin embargo, una de las opciones planteadas es un acuerdo general sólo para darle viabilidad a las medidas acordadas en la reforma energética. El rumor es que el acuerdo tendrá no sólo la bendición de la SHCP, sino, prácticamente, su firma.

Fuente: EL ECONOMISTA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada