febrero 06, 2016

CFE busca regularizar a más de 400 mil usuarios

Enrique Ochoa Reza, comentó que las pérdidas técnicas y no técnicas (entre las que se encuentra el robo de energía) tuvieron un impacto económico significativo para la empresa en los últimos tres años.

Para el período que comprende del 2015 al 2029, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) busca expandir la cobertura de los sistemas de distribución, poniendo especial atención en aquellas zonas carentes de la infraestructura necesaria para obtener el suministro de energía eléctrica y por lo cual recurren de forma irregular a las instalaciones cercanas del punto de distribución. 

De acuerdo con el documento “Prospectivas del Sector Energético 2015-2029”, en este periodo la empresa productiva del Estado tiene contemplado regularizar 418 mil 407 clientes, con lo que se busca recuperar 518 gigawatts-hora de energía.

El titular de la CFE, Enrique Ochoa Reza, comentó que las pérdidas técnicas y no técnicas (entre las que se encuentra el robo de energía) tuvieron un impacto económico significativo para la empresa en los últimos tres años.

“En el 2012 perdíamos los mexicanos, por pérdidas técnicas y no técnicas, cerca de 52 mil millones de pesos, en el 2015 cerramos el año con pérdidas cercanas a los 42 mil millones de pesos, es decir, hemos reducido las perdidas en el sistema en estos tres años en 10 mil millones de pesos y claramente seguimos en la ruta correcta, pero falta camino por recorrer, el objetivo es que para el 2018 el número que entreguemos como CFE sean unas pérdidas técnicas y no técnicas entre el 10 y el 11 por ciento”.

Según el documento, para este año la CFE busca regularizar 105 mil 335 clientes; para el 2017 la cifra baja a 93 mil 326; para el 2018 a 89 mil 357, y para el 2019 la meta es regularizar a 88 mil 136 clientes.

Asimismo, señala que uno de los objetivos del programa de ampliación y modernización de la Red General de Distribución es la reducción del nivel de pérdidas técnicas al 8 por ciento, mediante acciones concretas como la construcción de nuevas troncales, la instalación de equipos de compensación de reactivos (fijos y controlados); la recalibración de circuitos, el seguimiento al programa de monitoreo de transformadores de distribución y la creación de nuevas áreas y mejora de las existentes.

Para las pérdidas no técnicas se requiere de reforzar la aplicación del diagnóstico de los medidores en servicios de media tensión, la sustitución de los medidores electromecánicos por electrónicos, continuar con los programas especiales de detección de anomalías encaminados a la recuperación de energía pérdida, mediante ajustes a la facturación, entre otros.

Actualmente, la CFE, incluyendo la zona centro, proporciona servicio a cerca de 39.5 millones de clientes, los cuales han tenido una tasa de crecimiento medio anual de más de 5.8 por ciento, durante los últimos diez años.


Fuente: MVS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada