febrero 07, 2016

Mota Engil vulnera a trabajadores locales

Materialistas siguen en paro de labores en la autopista Cardel-Poza Rica, no hay acuerdos con la portuguesa

Por Édgar Escamilla

Más de 20 días llevan detenidos los trabajos de construcción de la autopista Cardel - Poza Rica, en el tramo comprendido entre los municipios de San Rafael y Papantla, luego de que la empresa portuguesa Mota Engil, ganadora de la licitación, desconociera los acuerdos previos para la asignación de tarifas con materialistas de sindicatos locales, pretendiendo entregar estos trabajos a sindicatos foráneos y con menores costos.

El 2014 fue uno de los mejores años para Mota Engil, cuando obtuvo la licitación de parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para la construcción de dos autopistas en Veracruz, la Cardel - Poza Rica y la Tuxpan - Tampico, de las que se dijo impactarían en el desarrollo económico de los municipios. Ese año además se adjudicó las obras de construcción del tren ligero en Guadalajara y la autopista urbana Siervo de la Nación, además de otros negocios como la concesión del servicio de recolección de desechos urbanos en León Guanajuato y otra más en Los Cabos, Baja California Sur, según se extrae del documento Informe y Cuentas Consolidadas 2014, disponible en el portal de la propia empresa.

Tan solo la autopista Cardel - Poza Rica representa una inversión superior a los cuatro mil 470 millones de pesos, y tendrá una longitud de 129 kilómetros, por los cuales se estima circularán un promedio de tres mil 249 vehículos diarios. Para la construcción de la autopista Tuxpan-Tampico, la empresa presentó una propuesta de tres mil 477 millones de pesos.

No obstante la magnitud de estos contratos, la empresa se niega a respetar los acuerdos pactados con los sindicatos de materialistas locales y pretende entregar los trabajos a sindicatos foráneos, según lo manifestó Óscar Chávez Hernández, secretario general de materialistas CNC, por lo cual, junto con los transportistas adheridos a la CROC, CTM y CNOP, optaron desde el pasado trece de enero, detener todo trabajo de acarreo de materiales en el área en construcción.

Pese a múltiples acercamientos con los directivos de la empresa, estos se han negado al diálogo. En la última propuesta, los materialistas locales presentaron un presupuesto en el que se establece una tarifa de 9.50 pesos por el primer kilómetro y un precio de seis pesos por los kilómetros subsecuentes, estableciendo además dos tarifas para la renta de camiones de acuerdo a sus dimensiones y por turnos de ocho horas.

La tarde de ayer jueves cuatro de febrero, los dirigentes de las referidas organizaciones sindicales se reunieron con el director de política regional en la capital del estado, Julio César Cerecedo Aguilar, a fin de que sirva como mediador en este conflicto, en el que la empresa busca ampliar su margen de utilidades a costa de las percepciones de los materialistas, quienes deben invertir en el mantenimiento de sus unidades.  

Hasta el momento no se ha generado un acuerdo entre las partes, por lo que los camiones continuaran detenidos, pues no están dispuestos a “pagar para poder trabajar”, según lo expresó Óscar Chávez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada