febrero 07, 2016

Exigen a CFE borrón y cuenta nueva en Huauchinango

Huauchinango, Pue.- Unas mil 500 personas, encabezadas por el diputado federal, Carlos Barragán Amador, y el líder del Sindicato Mexicano de Electricistas, Martín Esparza Flores, marcharon por la carretera federal México-Tuxpan para exigir “borrón y cuenta nueva” a los adeudos de energía eléctrica de los usuarios que eran atendidos por Luz y Fuerza; y la salida de la CFE de la región.

Los arcos del Bulevar Bicentenario, que sirve de acceso a la cabecera municipal desde el oriente, fueron el punto de reunión de quienes acusan mal servicio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que en punto de las 15:00 horas del viernes 5 de febrero iniciaron una manifestación pacífica, ocupando un carril de la antigua carretera federal, luego de 2 meses de constantes apagones y variaciones de voltaje.

La protesta, convocada inicialmente por la organización “Ciudadano Unidos” que se formó hace unas dos semanas y comenzó el movimiento de protesta, aglutinó a personas de diferentes partidos, credos y condición social.

Pese a la temperatura de 6 grados centígrados, llovizna y neblina que acompañaron a la manifestación, marcharon por aproximadamente 6 kilómetros que separan a los arcos del Bulevar Bicentenario del Distribuidor Vial Huauchinango, también avanzaron por la calle Matamoros –una de las más largas de la cabecera- antes de concentrarse en la Plaza Cívica del Palacio Municipal donde realizaron un mitin.

Ahí, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Eduardo Ibarra Vargas, recordó la incapacidad del gobierno de Felipe Calderón de solucionar este conflicto social que se creó a partir del decreto que extinguió a la Compañía de Luz y Fuerza del Centro que no previó qué pasaría con los usuarios de la zona que atendía la empresa.

“Nosotros somos ciudadanos honrados. Nosotros no pedimos que nos dejaran de cobrar. A nosotros nos están haciendo trizas con un problema que no supieron manejar. Por eso estamos buscando una solución junto con el SME”, indicó, a la vez en que aceptó que la ciudadanía no había valorado a los trabajadores electricistas hasta que los dejaron sin empleo y esta situación repercutió en la economía regional y “se vino abajo”. Siguió entonces un recuento de los daños causados durante los dos meses de apagones.

Se empezaron a escuchar los gritos de “mi refrigerador”, “mi televisión”, “mi comida”, “mis medicinas”, hasta el del dueño de una incubadora que reclamó que se le hayan echado a perder los huevos que iba a vender. 

Por ello reclamaron la salida de la CFE de la región, anunciaron que no pagarán la “dichosa deuda histórica y condicionaron repetidas veces: “no pagaré, si no es con el SME. Queremos borrón y cuenta nueva”.

Gobierno Federal, inconcgruente: Barragán Amador

Más adelante, el diputado federal, Carlos Barragán Amador, cuya participación en la marcha fue reconocida por los inconformes, anunció que el próximo 16 de febrero habrá una reunión con representantes del gobierno federal para dar solución al problema, que así se lo había comunicado, pero exhortó a no cesar la organización y la unidad.

“Esta lucha no la vamos a dejar hasta que tengamos el borrón y cuenta nueva.  Anoche me llamaron del gobierno federal para que paráramos la marcha y nos recibían el 16 de febrero y les dije que no la parábamos y que nos íbamos a reunir. Así que queremos que hagan conciencia de la situación económica. Les dije que es incongruente que den recursos de Prospera y de 65 y más y luego venga la CFE a querernos chingar. Por eso nos vamos a dejar. La única forma es que nos ganen esta lucha es que nos acobardemos, que no estemos en este lugar”, aseveró.

Tarifa social

En su participación, el líder del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) Martín Esparza Flores reiteró la decisión de la Cooperativa LyFC y de la empresa Generadora Fénix, de hacer el borrón y cuenta nueva y de establecer una tarifa social para los usuarios de la Sierra Norte del estado de Puebla.

Fuente: E Consulta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada